Solidaridad docente: un proyecto de física en Ruanda con colaboración del Reino Unido Inspire article

Traducido por Elisa Inés López Schiaffino. Gracias a la determinación del docente de física británico David Richardson, más alumnos en las escuelas de Ruanda están disfrutando de sus primeras experiencias con el trabajo práctico. Informa Vienna Leigh.

Ruanda está ubicada en el
área centro-oriental de África

Imagen cortesía de JonGorr /
iStockphoto

Si se hace referencia a Ruanda, la gente probablemente piensa en los disturbios incluso hoy en día; el genocidio de Ruanda, la matanza de 800 000 personas en el año 1994, no es (o no debería ser) fácil de olvidar. Ahora, en cambio, este país africano es una de las historias de éxito del continente, con un gobierno eficaz, un notable crecimiento económico e incluso una floreciente industria del turismo. Pero cuando en el 2004 el docente de física David Richardson visitó a un colega que hacía trabajo voluntario en Apred Ndera, un internado secundario a aproximadamente 5 millas de la capital Kigali, lo que le llamó la atención fue el sistema educativo.

Imagen cortesía de Green Lane;
origen de la imagen: Wikimedia
Commons

“Generalmente allí los alumnos están motivados y son bien intencionados, y saben que la manera de progresar es a través de una buena educación”, dice David, que trabaja en el Clifton Collegew1, un internado en Bristol, Reino Unido. “Sin embargo, desafortunadamente las discusiones no forman parte de la metodología de enseñanza. Los alumnos a menudo se limitan a copiar tareas del pizarrón e intentan comprenderlas más tarde. Los docentes no son valorados y no están bien remunerados, y muchos tienen más de un trabajo para llegar a fin de mes. Además, pueden decidir sin aviso dejar una escuela para trabajar en otro lado, lo que significa que los alumnos quedan repentinamente sin docente”.

Durante su visita, David enseñó en la clase de física y matemática avanzada compuesta de alumnos de 17 años que asistían en sus tiempos libres. “No es común hacer trabajo práctico en las escuelas de Ruanda, especialmente en física, en mayor parte debido a falta de equipamiento”, dice David. “El equipamiento que tienen está usualmente incompleto o roto, o simplemente no saben cómo usarlo. Nunca habían visto los circuitos eléctricos simples, y cuando llevé a la clase un paquete de pilas, nadie pudo conectarlas a las bombillas”.

Alumnos en Ada Senior High
School y en Asi Daahey
International Junior High
School en Ada, Ghana

Imagen cortesía de Ernest
Nanor

David realizó un espectáculo de una hora de duración, abarcando el plan de estudios de física de la escuela. “Estuve dos semanas reuniendo aparatos para demostrar ondas estacionarias, oscilaciones en una tubería, el efecto Doppler y otros efectos de ondas”, explica. Los resultados fueron mejores de los que había esperado. “Se corrió la voz en la escuela y en la sala había 300 alumnos. Fue muy divertido. Cuando vuelvo a visitar Ruanda, los alumnos me dicen que todavía recuerdan el espectáculo de física que vieron ese día”.

Esto motivó a David a que intentara hacer algo para mejorar el trabajo práctico en las escuelas secundarias de Ruanda. Pensó cómo se podía incluir el trabajo práctico en el plan de estudios de la escuela. “Hice una lista y volví a mi país con la misión de encontrar una manera de conseguir el equipamiento necesario para los alumnos de Ruanda”, explica.

Alumnos en Ada Senior High
School y en Asi Daahey
International Junior High
School en Ada, Ghana

Imagen cortesía de Ernest
Nanor

El año siguiente, se dirigió al departamento internacional del Institute of Physicsw2 (Instituto de Física; IOP es su sigla en inglés), con base en Gran Bretaña, para preguntar si podían proveer fondos para financiar su idea. “Mi meta era llevar suficientes aparatos para que cinco escuelas llevaran a cabo demostraciones sobre ondas, dinámica, óptica, electrónica y física moderna”, dice. “Mi plan era viajar con cuatro colegas durante el receso de verano, trabajar con diez docentes locales y entrenarlos en el uso de los aparatos para que pudieran utilizarlos en sus propias clases con confianza”.

El IOP aceptó financiar el proyecto, y en agosto del 2005 David viajó a Kigali, acompañado por David Grace, coordinador del IOP, y un grupo de la Gordano School de Portishead: el director del departamento de física Paul Crossthwaite, el docente Paul Welch, y Adam Aziz, de 18 años, seleccionado entre muchos alumnos que aplicaron. “Entrenar a los docentes fue una experiencia increíble”, dice David. “Me impresionó lo mucho que trabajaron. No había timidez; todos querían aprender, eran amigables y estaban encantados de estar ahí. ¡Estaban muy entusiasmados al ver qué había en la primera caja!”.

Incluso durante las comidas, a menudo se hablaba de física. “Era interesante escuchar hablar sobre la política del sistema educativo y sobre cómo trabajaban los docentes dentro de él”, dice David.

David comenzó mostrándoles los aparatos para realizar experiencias con circuitos. “Los docentes hicieron los experimentos con atención y precisión, tomando notas con cuidado, y estaban encantados de poder llevarse los aparatos consigo”, recuerda David.

Alumnos en Ada Senior High
School y en Asi Daahey
International Junior High
School en Ada, Ghana

Imagen cortesía de Ernest
Nanor

Los docentes a menudo contribuían con ideas acerca del equipamiento que les hubiera gustado poder mostrar a sus alumnos. “Uno realmente se da cuenta de qué tan privilegiado somos en Gran Bretaña cuando uno ve a un docente esperando con ansias la oportunidad de usar bombillas, pilas y amperímetros en sus clases por primera vez”, dice David.

El proyecto no terminó ahí. Cuando David repitió la experiencia en el verano del 2006, los fondos del IOP permitieron que la cantidad de escuelas que recibían los aparatos aumentara de cinco a diez. Además, el entrenamiento estuvo a cargo de los docentes de Ruanda que habían sido entrenados en el 2005 en vez de sus colegas británicos. “Sentí que esto era importante para que los docentes de Ruanda sintieran que compartían lo que habían aprendido con otros colegas de otra parte del país”, dice. “Fue alentador escuchar cómo habían estado usando los aparatos que se les había dado, y cuál había sido el impacto que esto había tenido en sus alumnos”.

La bandera de Ruanda
Imagen cortesía de Zach
Harden; origen de la imagen:
Wikimedia Commons

Además, el IOP había aceptado proporcionar los fondos para un taller en el que los aparatos pudieran ser montados localmente. Para hacer el equipamiento se entrenó a dos técnicos, ex alumnos de Apred Ndera. “En 12 meses, produjeron 65 sets completos de aparatos listos para ser distribuidos a las escuelas en Ruanda”, dice David. “Mostraron lo que habían producido en una exhibición de educación en Ruanda y Uganda, y mucha gente hacía comentarios acerca de la calidad de los productos, no podían creer que habían sido producidos localmente.” En ese momento, la revista científica Naturew3 se enteró del proyecto. Ahora paga los sueldos de los dos técnicos, en un principio por tres años, y proporciona el dinero para comprar suficientes componentes para construir 100 sets de aparatos cada año.

La etapa final fue adoptar un director local para el proyecto, para que se pudiera dirigir el proyecto desde Ruanda. Desde ese entonces, David se ha reunido con representantes del gobierno de Ruanda para discutir la importancia de las demostraciones prácticas en la educación secundaria. El IOP y Nature trabajan con el Kigali Institute of Educationw4 para asegurarse de que el proyecto sea sostenible. Se está desarrollando un proyecto similar del IOP en Etiopía, y hay planes para extender la iniciativa a otros países africanos como Ghana, Tanzania, Uganda y Malawiw5.

“Espero que este proyecto proporcione un buen modelo para comenzar a incluir el trabajo práctico en la educación científica secundaria, y creo que lo es”, dice David. “Estoy ansioso por ver cómo el gobierno responde a este desafío y confío en que, a la larga, los alumnos serán quienes verán el beneficio: una mejor enseñanza de la física”.

Download

Download this article as a PDF

Web References

  • w1 – Si desea más información sobre Clifton College, Bristol, visite la página de Internet: www.cliftoncollegeuk.com
  • w2 – El Institute of Physics (Instituto de Física), con base en Gran Bretaña, es una organización benéfica dedicada a mejorar la práctica, la comprensión y la aplicación de la física. Visite: www.iop.org
  • w3 – Para obtener más información sobre la revista científica Nature y actividades relacionadas, visite: www.nature.com
  • w4 – Si desea saber más sobre el Kigali Institute of Education (Instituto de Educación de Kigali), una institución pública juvenil de educación superior, visite: www.kie.ac.rw
  • w5 – Si desea apoyar a la educación en física en algunos de los países más pobres del mundo, puede realizar donaciones a través de Internet al programa Physics for Development (Física para el desarrollo) del IOP. Consulte: www.iop.org/about/international/development/africa

Author(s)

Vienna Leigh estudió lingüística en University of York, en el Reino Unido, y tiene un máster en literatura contemporánea. Además de pasar varios años trabajando como periodista en Londres, ha trabajado en publicaciones sobre viajes y libros de referencia como escritora, editora y diseñadora. Luego amplió sus horizontes científicos en el European Molecular Biology Laboratory (Laboratorio Europeo de Biología Molecular) en Heidelberg, Alemania, y posteriormente en el Instituto de Bioingeniería de Catalunya, España, en el que se desempeñó como directora de comunicaciones.




License

CC-BY-NC-ND