La batalla de las aves: Entrevista con Tim Birkhead Understand article

Traducido por William Medina-Jerez. Department of Teacher Education. University of Texas-El Paso. El Paso, TX. USA. Tim Birkhead conversa con Karin Ranero Celius Celius sobre aves promiscuas y la enseñanza de las ciencias.

El nunca fiel acentor
Imagen cortesía de
Wenkbrauwalbatros; Fuente de
la imagen: Wikimedia
Commons

En 1853, el Reverendo Frederick Morris dijo “Sé como el acentor común–en el que el macho y la hembra se manifiestan una fidelidad impeccable.” Esto, en un intento por predicar sobre la fidelidad; él animaba a sus feligreses para que se comportaran como el acentor común (Prunella modularis) – un ave pequeña, color marrón, más bien de apariencia simple. Lejos de ser monógamo, esta ave tiene una moral más bien relajada, la hembra por lo regular se aparea con varios machos. ¿Qué habría dicho el Reverendo Morris en relación a esta verdad escanadalosa?

Tim Birkhead, profesor de ecología del comportamiento y de historia de la ciencia en la Universidad de Sheffield, en el Reino Unido, ha dedicado casi 40 años al estudio de la promiscuidad en las aves. Desde Darwin hasta finales de los años 1960s se pensó que los machos del reino animal competían por las hembras, y que los machos más atractivos y fuertes eran los más exitosos impregnando al mayor número de hembras, y que ellas por su parte, preferían la monogamia, apareándose con varios machos únicamente al sentirse forzadas. Sin embargo, la verdad poco femenina que gradualmente emergió es que las hembras de la mayoría de las especies buscan de manera activa múltiples machos con propósitos de apareamiento, esta es una estrategia evolutiva que busca obtener el mejor de los espermas para la fertilización the los óvulos.

Ilustración artística del
momento de la fertilización:
un espermatozoide entra en
el óvulo

Imagen cortesía de Raycat /
iStockphoto

Inclusive, la rivalidad entre machos y la discriminación por parte de las hembras se extiende más allá del acto sexual mismo. En el interior del cuerpo de la hembra, el esperma proveniente de diferentes machos lucha por la supremacía — esto se conoce como competencia espermática. Al mismo tiempo, la hembra debe ser capaz de seleccionar el esperma que mejor le convenga — esto se conoce como selección espermática. Esta es la verdadera batalla de lo sexos. En cada especie, los machos y hembras están permanentemente involucrados en una lucha por vencer evolutivamente al otro mientras su anatomía reporductiva y comportamiento cambia para poder alcanzar la metas conflictivas: máxima versus mejor fertilización.

Estas ideas radicales habían comenzado a conocerse cuando Tim Birkhead finalizó sus estudios universitarios en 1972. Tim dice: “Me sentí muy afortunado de tener la edad apropiada, en el momento y lugar apropiados.”

El arao
Imagen cortesía de davthy /
iStockphoto

El interés inicial de Tim estaba en la aves marinas. En 1972, Tim comenzó un proyecto de monitoreo de los araos de la isla Skomer, una reserva natural en Gales: él se enfocó en los adultos y en la tasa de sobrevivencia inmadura y en la edad de la primera reproducción y su éxito. Igualmente, exploró los efectos de la contaminación de residuos del petróleo y los efectos del cambio climático en esta población. Aunque el proyecto aun continúa y él sigue retornando de manera regular a la isla Skomer, el tema central de la investigación se cambió al sexo. En particular, la selección sexual post-copulatoria.

Las investigaciones de Tim Birkhead han contribuido al conocimiento que tenemos de los sistemas de apareamiento en las aves. ¿Por qué un ave debería aparearse con más de una pareja? ¿Qué determina el macho que fertiliza los óvulos de la hembra cuando ella se ha apareado con varios machos? y ¿Cómo se resuelven los conflictos sexuales? Sus estudios se enfocan en saber lo que ocurre con el esperma del macho una vez entra en el tracto reproductivo de la hembra y en la importancia de la competencia espermática y elección del esperma lo cual determina el macho que terminará fertilizando los óvulos.

El residente más famoso de
la isla Skomer: el frailecillo

Imagen cortesía de Julie
Langford; Fuente de la imagen:
Wikimedia Commons

En su constante búsqueda y exploración de la naturaleza de la sexualidad, Tim Birkhead podría ser considerado una paparazzi de la naturaleza — viajando a islas remotas y soportando inclemencias climáticas para poder observar el apareamiento de las aves, el momento en el que ocurre, y así poder compartir los detalles más íntimos y fotografías en las páginas de revistas científicas.

La pasión de Tim por las aves data de mucho tiempo atrás — cuando apenas tenía 11 años de edad. “En una festividad memorable en Gales, mi padre me llevó a una isla pequena llamada Bardsey — uno de los lugares más hermosos del mundo, con muchas aves llamativas. Al final del día cuando regresábamos de la caminata, observé a un hombre joven mirando através de un telescopio y tomando notas en su cuaderno, mi padre me miró y me dijo: ‘Tu vas a hacer algo como eso cuando crezcas.’” Y así lo hizo.

Tim Birkhead con un pinzón
zebra, Taeniopygia guttata

Imagen cortesía de Francesca
Birkhead

Pero Tim no es siempre un observador; a menudo, él es la persona que acapara la atención. Un buen científico deber ser capaz de comunicar sus investigaciones de una manera relevante al público, y Tim sabe hacer eso: Él sabe colorear a la ciencia con muchas historias; es habilidoso, gracioso, persuasivo y muy claro. En realidad, él es uno de esos profesores cuyas clases deben ser programadas temprano en el día para que los estudiantes se sientan motivados a levantarse temprano. ¿Qué es lo que hace que sus clases sean especiales? Su entusiasmo es ciertamente parte de la respuesta.

Tim prefiere los métodos de enseñanza que involucran visitas de campo y tutoriales. “Creo que el desarrollo intelectual está fuertemente ligado a las interacciones personales. Los tutoriales son importantes para que los estudiantes nos escuchen a nosotros, y para que ellos nos hablen y de esta manera poder corregir sus argumentos. Algo similar ocurre en las clases que involucran visitas de campo. Me encanta dar clases en las que hay visitas de campo porque puedes ver a los chicos crecer en solo una semana. Doy un curso que se ofrece en Junio. El primer día es terrible, pero al final de la semana los estudiantes son fantásticos. Sin embargo, ellos tienen dificultades reteniendo información y entusiasmo, y cuando regresan en Septiembre parece como si nada hubiera sucedido. Me parece que deberíamos ofrecer cuatro o cinco cursos a campo abierto, y al final de estos cursos una gran parte de ese conocimiento y entusiasmo, así como habilidades investigativas se habrán retenido.”

Tim Birkhead
Imagen cortesía de John Smith

La práctica de la ciencia es importante, pero igualmente necesario es entenderla. “El curso de historia de la ciencia que enseño se relaciona con la práctica de la ciencia (hacer ciencia) y lo que significa ser científico. Trato de enseñarlo de una maner no convencional: no permito que mis estudiantes tomen notas pues prefiero que escuchen, para que se inspiren con lo que les digo, para que después vayan y lean el texto. En una de las evaluaciones más importantes, los llevo a un lugar donde, con base en las lecturas asignadas y en una frase que les doy, ellos tienen que organizar una conferencia de una día de duración. Depende de ellos como lo interpretan, y como hacen las presentaciones, cada estudiante lo hace de manera diferente. Los estudiantes aprenden sobre la historia de la ciencia escuchando a sus compañeros de clase.”

A Tim también le encanta compartir su entusiasmo por la ciencia con estudiantes de escuelas. “Hace dos o tres semanas hice una presentación en una escuela donde los estudiantes eran suficientemente maduros. Como lo mencioné antes, la mayor parte de mis estudios se relacionan con la selección sexual y con la reproducción. Sentí un poco de duda al decirle a personas de 16 y 17 años cosas sobre la reproducción, pero ellos fueron fantásticos. Me hicieron preguntas innovadoras, y no hubo nada de risas tontas. Creo que con un grupo como ese, puedes transmitir lo que la ciencia realmente es, aunque con otro tipo de estudiantes esto puede ser difícil.”

Me pregunto qué habría concluído el Reverendo Morris de esa conversación. Probablemente habría pensado que hubiese sido mejor predicarle al acentor común sobre la virtuosidad humana.

Este artículo se basa en una entrevista con Tim Birkhead, y en su ponencia titulada ‘Darwin y la selección sexual post-copulatoria,’ presentada en la 11a Conferencia EMBL / EMBO de Ciencia y Sociedad: La Diferencia entre los Sexos — De la Biología al Comportamiento, Noviembre 5-6, 2010.

Download

Download this article as a PDF

Resources

 

Author(s)

Karen Ranero Celius obtuvo su grado universitario de pregrado en física y psicología, y después una maestría en educación en museos. Su pasión por la enseñanza sobre las marivillas de la ciencia la motivó a continuar su carrera como periodista en el campo científico, concentrándose principalmente en aspectos educativos y en la educación a distancia, primero en la IAC(Instituto de Astrofisica de Canarias) en las Islas Canarias, España, y después en el Observatorio Europeo del Sur en Munich, Alemania. Mientras preparaba este artículo, ella se encontraba en el Laboratorio de Biología Molecular Europeo in Heidelberg, Alemania. Ahora Karin trabaja para EJR-Quartz en Leiden, en los Países Bajos.


Review

Si “nada en la biología tiene sentido a no ser que sea bajo los argumentos de la teoría de la evolución” (Theodosius Dobzhanky, 1900-1975) este artículo sería atractivo para todos los profesores de biología quienes lo disfrutarían. El artículo se enfoca en la vida del profesor Tim Birkhead y en su carrera investigativa, igualmente presenta otra idea interesante—promiscuidad animal y selección sexual—las cuales son probabelmente desconocidas para muchos lectores y poco communes en la enseñanza de la teoría de la evolución en la escuela.

El artículo se basa en una entrevista, lo que hace que el estilo sea entretenido y atractivo; adicionalmente algunas ideas complejas (competencia y selección espermática) se explican de una manera clara y real (por ejemplo, en la síntesis de la batalla de los sexos, se dice “máxima fertilización versus mejor fertilización”).

La vida de Birkhead y su profesión es interesante e inspiradora para estudiantes jovenes con una inclinación por el studio del comportamiento animal y la evolución; su metodología personal en la enseñanza de la historia de la ciencia también le permitirá a los profesores de ciencias ver ideas nuevas y estimulantes.

Finalmente, este artículo demuestra que el estudio de la evolución es una aventura que es encantadora y sorprendente.


Giulia Realdon, Italia




License

CC-BY-NC-ND