El dulce sabor de la ciencia Inspire article

Traducido por Miriam Fontanillo. Como ‘científica/inventora interna’ en una escuela primaria, la maestra Carole Kenrick inspira a los niños y ellos a ella.

Carole Kenrick
Imagen cortesía de Carole
Kenrick

En el verano de 2015, los niños de la escuela primaria Gillespie en el norte de Londres, Reino Unido, fueron noticia internacional con un ensayo controlado de doble ciego que concluyó que la miel de Manuka no es eficaz en la prevención de resfriados y enfermedades menores. El ensayo, financiado por la Sociedad Farmacológica Británica, fue llevado a cabo por niños de entre 7 y 11 años en el Laboratorio_13 de la escuela, un espacio dedicado a que pequeños grupos de niños investiguen sus preguntas y convertir sus ideas de invenciones en realidad.

El laboratorio está supervisado por Carole Kenrick, ‘científica/inventora interna’ del proyecto. Tras estudiar física en la universidad, Carole se convirtió en profesora de física de escuela secundaria y jefa del departamento de física de una escuela en Londres. Entonces vio la oferta de trabajo a tiempo parcial en Gillespie. «Parecía el trabajo de mis sueños – una oportunidad para enseñar más allá del plan de estudios, persiguiendo las preguntas e ideas de los propios niños,» explica ella. «Realmente llegando a pensar por sí mismos, como científicos e inventores».

Parte de su trabajo allí es facilitar el trabajo de un comité de niños en 5º y 6º  (9-11 años de edad) para atraer al resto de la escuela en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés). Cuando pregunté a los niños cuánto estaban implicados, contestaron: «¡Mucho! Básicamente nos hacemos cargo de todo excepto de la cumplimentación de formularios.» El comité de gestión se reúne cada semana para planificar eventos, competiciones y asambleas de ciencias. Las sesiones con Carole están inspiradas en las preguntas de los propios estudiantes, que luego utiliza para planificar una sesión. «La idea es», dice Carole, «que ellos piensen como científicos/inventores y que lo resuelvan por sí mismos tanto como puedan» La idea del laboratorio es aumentar lo que algunos llaman «capital de la ciencia» – la exposición a la ciencia como una actividad cultural que puede tener un beneficio positivo.

La idea detrás del proyecto de la miel de Manuka, dice Carole, vino de una pregunta formulada por uno de los padres, quien se preguntaba si las afirmaciones sobre los beneficios de la miel para la salud podrían ser justificadas. La miel de Manuka es una miel producida en Australia y Nueva Zelanda a partir del néctar del árbol de Manuka. La miel se vende comúnmente como una medicina alternativa y un componente encontrado en la miel de Manuka ha demostrado propiedades antibacterianas in vitro.

Una abeja nativa visita una flor de Manuka (Leptospermum scoparium)
Imagen cortesía de Avenue; Fuente de la imagen: Wikimedia Commons

Preparando un protocolo

Después de que la pregunta fuera planteada, Carole trabajó con los estudiantes para diseñar un protocolo para un ensayo de doble ciego con un grupo de control, el cual fue revisado por el Dr. Robert Dickinson en el Imperial College de Londres, Reino Unido. Los voluntarios de la comunidad escolar participaron en el ensayo, bien tomando miel de Manuka, una miel normal o nada, y luego informaron acerca de cómo se sentían cada día. Los niños de la escuela ayudaron con la entrada y análisis de datos y los resultados mostraron que los niños que tomaban miel de Manuka informaron que se sentían mejor en un 54% de los días del estudio. Para los que tomaban otra miel o ninguna, la cifra fue de más del 70%.

Por supuesto, el tamaño de la escuela limita el número de participantes, lo que significa que los resultados no pueden considerarse como altamente científicamente fiables. De acuerdo con Carole, niños de10 niños tomaron miel de Manuka; niños de 10 años tomaron otra miel y niños de 14 no tomaron miel. Sin embargo, mirando los resultados por encima, está claro que los niños toman la reproducibilidad científica muy en serio. En un poster con sus resultados los niños también llegan a la conclusión de que no están seguros de que sus resultados sean del todo exactos. ‘Nos gustaría que hubiera grupos de investigación dirigidos por niños en otras escuelas para corroborar nuestros resultados probando en su escuela‘, concluyen en su poster. Y de hecho los propios estudiantes parecían molestos al informar un periódico digital que sus resultados ’demostraban’ que la miel de Manuka no tiene un impacto en la salud, cuando los propios niños fueron cuidadosos al decir que sus resultados ‘sugerían’ que este podría ser el caso. Carole dice que los niños se sorprendieron de que su investigación fuera respetada por tanta gente – al ser entrevistados por los periódicos para presentar en el Festival de Ciencia de Cheltenham en el Reino Unido. «Ellos sentían que se les estaba tomando en serio, y eran reconocidos como científicos.»

Pero los beneficios de la prueba se han extendido incluso más lejos. «La confianza de los  ocho ‘Investigadores de abejas’ creció enormemente”, añade ella «Y los niños de la escuela hacen referencia al ensayo cuando debaten otras investigaciones.» Además, las encuestas a los alumnos de Carole le indican que quieren estar involucrados en más proyectos de investigación a largo plazo. El ensayo no incluyó demostraciones ostentosas o equipamiento especial de lujo, y por el propio reconocimiento de Carole requería «trabajo bastante repetitivo, y francamente aburrido, los niños experimentaron la satisfacción que sólo un duro y largo esfuerzo puede proporcionar.»

Pared de preguntas en el laboratorio de Carole, lleno de preguntas de los niños.
Imagen cortesía de Carole Kenrick

Manteniéndose ocupada

Imagen cortesía de Carole
Kenrick

A pesar de que el ensayo ha terminado, Carole, quien trabaja en la escuela a tiempo parcial y como formadora de maestros en Canterbury Christ Church University en Kent, sigue ocupada con una creciente pila de preguntas presentadas para investigar. También ayuda al comité de gestión del Laboratorio_13  a llevar a cabo competiciones en toda la escuela (incluyendo ciencia, arte, ciencia de la cocina y diseño de logotipo) y eventos.

Como en todas las escuelas, sin embargo, los presupuestos son limitados. Los niños han estado muy involucrado en la recaudación de dinero para asegurar la supervivencia de su Laboratorio_13 y sobre todo, el post de Carole como científica internaw1. Sin embargo, los requisitos financieros del proyecto son pequeños aparte del sueldo de Carole. «Tenemos algunas cosas especiales como un microscopio y un telescopio», admite Carole, «pero para ser honesta, es más sobre el enfoque que el equipamiento.» Sin embargo hay algo que Carole cree que ayuda: batas de laboratorio. «Les ayuda a sentirse como científicos», explica.

El proyecto ha estado funcionando solo durando dos años, de modo que su impacto a largo plazo todavía no se puede medir. Sin embargo, las respuestas positivas de la última encuesta a los alumnos de Carole sugieren que el beneficio del proyecto es claro: «Permite a los niños compartir sus ideas y divertirse mientras aprenden», responde uno. Otros están aún más inspirados, lo mejor, dicen, “es que podemos descubrir cualquier cosa.»

¿Qué es un Laboratorio_13?

Los Laboratorios_13 están en las escuelas pero fuera del plan de estudios y gestionados en su totalidad por los estudiantes de las escuela.

Un equipo de gestión se establece en cada escuela; un pequeño grupo de estudiantes que tienen la responsabilidad de la gestión del laboratorio. Cada aspecto del laboratorio, desde conseguir recursos, lo decide el equipo (que recluta sustituciones cada año, en la mayoría de los casos).

Cada equipo de gestión recluta a un ‘científico interno’, ya sea con conocimientos científicos, ingenieros o inventores para ayudar en las investigaciones, asegurando que los niños llevan a cabo experimentos seguros y echando una mano cuando es necesario. Carole dice que se siente muy afortunada en Gillespie al ser uno de los miembros de la asociación de padres  de la escuela el profesor de química Andrea Sella. «Aunque el apoyo de las universidades no es necesario para el funcionamiento del día a día del laboratorio», explica, «hace que sea más fácil encontrar a científicos con los que trabajar.»

El proyecto se inició en Reino Unido, pero la red se ha movido ahora a Ghana como primer paso para ver si el proyecto podría aplicarse a nivel internacional. Todos los científicos/inventores internos están en contacto por correo electrónico y todos los diferentes Laboratorios_13 contribuyen a un blog compartidow2. Los alumnos de la escuela de Carole también han participado en competiciones establecidas por sus compañeros en Ghana y tenido conversaciones en línea. «Creo que es muy importante para los niños aprender acerca de las experiencias de los niños en otras partes del mundo», añade Carole.

Download

Download this article as a PDF

Web References

Resources

Author(s)

Laura Howes es una de los editoras de Science in School. Estudió química en la Universidad de Oxford, Reino Unido, y luego se unió a una sociedad científica en el Reino Unido donde empezó a trabajar en publicaciones científicas y periodismo. En 2013, Laura se trasladó a Alemania y al Laboratorio Europeo de Biología Molecular para unirse a Science in School.




License

CC-BY
CC-BY