A ver el mar con un científico ciego Inspire article

Traducido por Maia Segura-Wang. La investigación científica es una carrera que la mayoría no pensaría es apropiada para un no vidente, pero tales creencias están cambiando. El biólogo Geerat Vermeij explica que, sea alguien ciego o no, la ciencia es competitiva, tediosa y dura – y él la…

Imagen cortesía de YinYang /
iStockphoto

¿Cómo, se preguntaría un escéptico, podría una persona no vidente tener la esperanza de ser un científico? Después de todo, la ciencia es difícil incluso para muchas personas videntes. ¿Cómo podría yo realizar experimentos o leer la inmensa literatura científica? Tal vez una persona ciega podría ser un físico teórico, pero definitivamente no un biólogo. ¿Por qué escogería un ciego la biología, la más visual de todas las ciencias?

La respuesta es muy simple: la biología me fascina. Alguien realmente me paga por estudiar las conchas – algunas de las obras arquitectónicas más bellas de toda la naturaleza. Aún más, puedo viajar a lugares exóticos, leer la literatura científica en toda su fantástica diversidad, ver mis propios artículos y libros publicados, y enseñar a otros sobre ciencia, la forma de conocimiento más poderosa de todas.

Imagen cortesía de cobalt123;
origen de la imagen: Flickr

Como mis colegas, me involucré en la ciencia temprano en mi vida. Incluso cuando era un niño pequeño creciendo en Holanda, yo colectaba conchas, conos de pino y piedras bonitas. Mis padres, quienes ambos son historiadores naturales, me impulsaron; el hecho de que yo era completamente ciego no hacía la diferencia. A la edad de 10 años, justo después de mudarnos a EEUU, me interesé seriamente en las conchas y empecé mi propia colección. Mis padres y mi hermano fueron entusiastas; me leían en voz alta, transcribían o me dictaban cada libro sobre historia natural que podían encontrar.

Las reacciones de mis maestros en la escuela variaban desde aceptación política a entusiasmo genuino cuando yo les contaba sobre mis intenciones de convertirme en biólogo. Si creían que la ceguera y la biología eran incompatibles, se lo guardaban para sí mismos.

Como estudiante de
doctorado, Geerat Vermeij se
preguntaba si algunos
moluscos evolucionaron
conchas elaboradas como
esta para protegerse de los
depredadores

Imagen cortesía de busypix /
iStockphoto

Luego pasé a estudiar biología y geología en la Universidad de Princeton, donde recibí gran apoyo por parte de casi todos mis profesores, I luego apliqué en la Universidad de Yale para hace mi trabajo doctoral. El entrevistador fue inquietante; me llevó abajo a la colección de conchas de la universidad y me preguntó si conocía dos de los especímenes. Afortunadamente, las conchas me eran familiares y sus dudas se evaporaron. Después de mi doctorado en Yale, me pasé a la Universidad de Maryland en College Park, donde me convertí en profesor en 1980. En 1988, me trasladé a la Universidad de California, en Davis, como profesor de geología. En el camino, me casé con una colega bióloga y tuvimos una hija, Hermine, quien ahora tiene 29 años.

¿Qué hago yo realmente en mi trabajo que parecía tan improbable para los escépticos? De nuevo la respuesta es simple. Hago lo que mis colegas videntes hacen: investigación, enseñanza y administración.

Mi investigación se centra en cómo los animales y las plantas han evolucionado para lidiar con sus enemigos biológicos – depredadores, competidores y parásitos – en el transcurso de los últimos seiscientos millones de años de historia de la Tierra. Cuando yo era todavía un estudiante de doctorado, noté que muchas de las cochas que encontré estaban quebradas, a pesar de su considerable grosor y resistencia. Pronto llegó a ser claro que depredadores que quiebran las conchas, especialmente cangrejos y peces, eran responsables de estos daños. Empecé a sospechar que muchas de las características elegantes de las conchas tropicales – superficies prominentes y espinosas, su arrollamiento, y las estrechas aperturas de la concha comúnmente ocluidas por coberturas con forma de botón – podían ser adaptaciones para proteger a los caracoles adentro contra sus depredadores.

¿Cómo realizo mi investigación? Yo combino el trabajo de campo, de laboratorio, de museo y de biblioteca, visito arrecifes de coral, suampos de manglares, desiertos, bosques lluviosos, buques de investigación, estaciones de biología marina, instalaciones militares secretas, grandes bibliotecas y los museos de las ciudades grandes alrededor de todo el mundo. Colecto especímenes en el campo, trabajo con animales vivos en los acuarios de laboratorio, mido conchas en museos y de mi amplia colección personal, y leo vorazmente.

Imagen cortesía de malmesjo;
origen de la imagen: Flickr

Donde quiera que vaya estoy en compañía de un asistente o colega vidente. No hay nada inusual en esto; todo científico que conozco tiene asistentes. En la biblioteca, conforme mi lector me lee, yo transcribo extensas notas en la Perkins Brailler (máquina de Braille). Mi biblioteca científica en Braille ahora consiste de más de 17 000 publicaciones compiladas en más de 300 volúmenes gruesos de Braille.

Como muchos de mis colegas, yo utilizo gran cantidad de tiempo escribiendo. Primero, preparo los borradores en la Perkins Brailler, luego escribo el manuscrito en una máquina de escribir de tinta. Un asistente lee y corrige el manuscrito, que luego es sometido a una revista. Hasta ahora, he publicado 205 artículos revisados por pares y libros de esta manera.

Para mí la enseñanza siempre ha sido inseparable de la investigación. A través de los años yo he enseñado gran variedad de cursos – diversidad animal, biología evolutiva, ecología, ecología marina, malacología, matemática y física de las formas orgánicas, y un seminario sobre extinción. En los cursos introductorios grandes, los asistentes de enseñanza se encargan de las secciones de laboratorio y ayudan en calificar las tareas. De nuevo, no hay nada inusual en esto: los profesores de ciencias en la mayoría de universidades dependen en gran medida de los asistentes (como estudiante de doctorado, tuve la suerte de recibir financiamiento completo, lo que significó que no tuve que ser asistente yo mismo).

Como otros profesores orientados a la investigación, también entreno a estudiantes graduados. Hasta el momento, 15 estudiantes han recibido sus doctorados bajo mi dirección.

Por supuesto, la ciencia no es toda diversión y juegos: es competitiva y trabajo arduo, llena de cálculos tediosos, decepciones cuando un preciado artículo es rechazado, u objeciones sobre las notas por parte de un estudiante frustrantemente inepto. Nadie en ciencias está exento a esto, pero al final el trabajo es inmensamente gratificante.

Imagen cortesía de domi-san;
origen de la imagen: Flickr

En resumen, no hay nada de mi trabajo que lo hace inapropiado para una persona ciega. Por supuesto, hay riesgos inherentes en los trabajos de campo; he sido picado por rayas, abatido por calambres estomacales y detenido por la policía quien me confundió con un operario tratando de derrocar el gobierno de su país africano. Todos los científicos de campo tienen experiencias similares. Los ciegos, no más que los videntes, tienen que actuar sensatamente y con la cautela apropiada. Junto con la independencia viene la responsabilidad de asumir riesgos.

¿Qué le diría yo a una persona no vidente que está considerando una carrera en ciencias? Muy simple. Le diría a esa persona exactamente lo que le diría a una persona vidente: ame al tema, esté preparado para trabajar fuertemente, no se desanime, esté dispuesto a tomar riesgos, tome tanta educación en ciencias básicas y matemáticas como le sea posible, y tal vez sobre todas las anteriores, muestre una auto-confianza razonada sin provocar resentimientos en otros. Necesitará resistencia, buenas notas, el apoyo de científicos influyentes, y una buena disposición y habilidad para descubrir nuevos datos y buenas ideas. No es suficiente ser bueno en los cursos; tiene que hacer nuevas observaciones, diseñar y poner a prueba hipótesis, e interpretar y presentar los resultados de tal manera que el trabajo es creíble e interesante para otros. La ciencia no es para todos, pero no puedo pensar en otro campo que sea más satisfactorio.

Agradecimientos

Este artículo es reproducido con el permiso de la NFB; una versión más extensa del artículo fue publicada en la página web de la NFB: http://nfb.org/legacy/books/kernel1/kern0610.htm

 

Download

Download this article as a PDF

References

Resources

  • No todos los niños no videntes asisten una escuela convencional como lo hizo Geerat Vermeij; existen también escuelas para estudiantes ciegos y parcialmente videntes. Para conocer más sobre una de estas escuelas, y cómo se enseña la ciencia en ella, vea:
  • Para conocer más sobre la investigación de Geerat Vermeij, vea su libro más reciente:
    • Vermeij GJ (2011) The Evolutionary World: How Adaptation Explains Everything from Seashells to Civilization. New York, NY, USA: Thomas Dunne Books. ISBN: 9780312591083

Review

Este artículo podría utilizarse para introducir cualquier tema científico, ya sea de biología, geología, ciencias generales o cualquier otra cosa. Podría utilizarse para discutir lo que verdaderamente implica trabajar en ciencias. Ser un científico (vidente o no vidente) implica mucho trabajo colaborativo emocionante: trabajo de campo, conferencias en muchos diferentes países, escribir artículos, revisar el trabajo de otros científicos, supervisar estudiantes de Doctorado y, por supuesto, enseñar. Este artículo es perfecto para una discusión en el aula para desmentir el mito de que trabajar en ciencia significa estar encerrado solo todo el día en un laboratorio.

Esta discusión podría también utilizarse para enfatizar que los científicos son personas normales (ya sean no videntes o no) quienes construyen sus carreras basados en trabajo duro y estudio continuo (vea también la revisión por Leigh, 2010).

Preguntas relacionadas con el artículo que pueden ser formuladas en la clase incluyen:

  1. El autor se refiere a la biología como “la más visual de todas la ciencias”. ¿Está de acuerdo con esta afirmación?
  2. ¿Está de acuerdo con que la ciencia es la manera más ponderosa del saber?
  3. Después de leer el artículo, describa en sus propias palabras lo que significa ‘ser científico’.
    Alternativamente, la pregunta puede ser planteada antes de que los estudiantes lean el artículo. Después de que los estudiantes leen el artículo, compare y discuta si sus opiniones sobre ser científico han cambiado, y cómo.
  4. Geerat Vermeij es un exitoso biólogo (no vidente). Después de leer el artículo, ¿qué más le gustaría saber sobre él y su trabajo? Escriba tres o cuatro preguntas y justifíquelas brevemente.

Betina da Silva Lopes, Portugal




License

CC-BY-NC-ND