Daniella Muallem: Una guerrera contra la pseudociencia Inspire article

Traducido por Maialen Ruiz Prada. Daniella Muallem habla con Eleanor Hayes sobre cómo desafiar afirmaciones “científicas” engañosas.

Daniella Muallem
Imagen cortesía de Shirley
Shalev

¿Cómo llega una biofísica a involucrarse en la lucha contra la pseudociencia? “Yo era como muchos otros jóvenes científicos”, recuerda Daniella Muallem. “Me encantaba la ciencia y me apasionaba la investigación, pero no sabía cómo usarla para provocar un impacto más inmediato en la sociedad. Cuando veía desinformación acerca de la ciencia o una reivindicación ridícula de algún producto me quejaba a mis colegas y todos nos lamentábamos, pero no hacíamos nada al respecto”.

Hasta que se unió a Voice of Young Science (cuyas siglas en inglés son VOYS, que se pronuncia igual que “voice”)w1. Coordinada por la organización benéfica Sense About Sciencew2, de Reino Unido, VOYS es una red de jóvenes investigadores cuyo objetivo es defender la ciencia en público, investigando las afirmaciones sobre ciertos productos y corrigiendo la desinformación en los medios de comunicación.

“Una de las cosas que he aprendido al trabajar con VOYS es que, incluso al principio de tu carrera, eres realmente un experto en el proceso científico, por lo que estás en una posición muy buena para hacer frente a la ciencia engañosa y a la pseudociencia en los espacios públicos”.

 

Pseudociencia: recopilación de creencias o prácticas erróneamente consideradas como basadas en el método científico.


 

Imagen cortesía de icefront /
iStockphoto

Daniella entró en la batalla cuando ella y otros miembros de VOYS decidieron desafiar las afirmaciones acerca de muchos productos comunmente llamados “detox” o “detoxificantes”. “La palabra suena científica, pero en realidad se usa para describir una gama muy amplia de productos. Por ejemplo, existen unos esparadrapos detox que, supuestamente, si te los pegas en los pies eliminarán tus toxinas mientras duermes. Alisadores de pelo detox, limpiadores faciales detox, cepillos de cuerpo detox… hay productos de todo tipo”.

Los jóvenes científicos se dirigieron a las empresas que vendían estos productos detoxificantes preguntando “¿A qué se refiere su empresa cuando llama detox a un producto?”, “¿exactamente qué toxinas se eliminan?” y “¿existe alguna evidencia que apoye esas afirmaciones?”

Imagen cortesía de Sense
About Science

Para sorpresa de Daniella, las empresas no estaban en absoluto preparadas para estas preguntas. “No tenían ningún material preparado, cuando pedíamos hablar con sus departamentos científicos estos no existían e incluso en algunos casos los responsables de atención al cliente acabaron dándonos la razón: en realidad los productos no hacían nada diferente de los productos no-detox. Otras personas simplemente se negaron a respondernos”.

Imagen cortesía de Kasiam /
iStockphoto

Daniella y los otros científicos de VOYS sacaron sus conclusiones: “Estaba claro que la palabra detox no tiene significado científico y que es sólo un lema del marketing pseudocientífico”. Lanzaron su informe, incluyendo transcripciones de las entrevistas con las empresas, justo después de Navidad, “cuando todo el mundo está obsesionado con la detoxificación”. La cobertura en los medios fue enorme y los jóvenes científicos tuvieron muchas solicitudes de entrevistas.

Pero ¿no sabe ya todo el mundo que estas y otras afirmaciones que suenan a científicas son basura? Daniella piensa que no: “Nuestra experiencia demuestra que la gente puede no estar segura, pero tampoco sabe cómo juzgar”.

Por lo tanto, parte del público en general salió beneficiado, y también Daniella. “Lo mejor de trabajar con VOYS fue poder usar mi experiencia y mis conocimientos para beneficio del público en general. También me dio la oportunidad de ser realmente parte de un equipo, cosa que a veces se echa de menos en el mundo de la investigación”.

Daniella continuó implicada en VOYS al mismo tiempo que proseguía su investigación postdoctoral en biofísica.

Cuando se enteraron de una conferencia sobre el uso de la homeopatía para tratar el VIH, el SIDA, la malaria y otras enfermedades graves en África, ella y algunos otros científicos de VOYS descubrieron que varias organizaciones estaban promoviendo la homeopatía como una alternativa barata, eficaz y sin efectos secundarios (y como alternativa, no como un complemento) a la medicina convencional.

Prevalencia estimada del VIH
(%) en adultos (15-49) por
país en 2009. Haga clic sobre
la imagen para ampliarla

Imagen cortesía de ONUSIDA;
fuente: UNAIDS

Quedaron particularmente consternados por la postura de la Organización Mundial de la Salud (OMS): “Escondido entre toda su información, decían que ‘el lado negativo de la homeopatía es que no funciona muy bien’, pero también que ‘la ventaja de la homeopatía es que es muy barata’”.

Con la ayuda de Sense About Science, involucraron a médicos que trabajaban en África y a expertos en el campo del VIH y la malaria, escribieron una carta a la OMS y, a la vez, la enviaron a los medios. “La respuesta de la OMS no fue tan rápida como nos hubiera gustado, pero después de presionar durante semanas finalmente obtuvimos una respuesta: la OMS hizo una declaración inequívoca de que la homeopatía no es apropiada para el tratamiento de enfermedades graves en África. Tuvimos una enorme cobertura a nivel mundial por esto”.

Inspirada por estas experiencias, Daniella se involucró más en la divulgación científica. “Me encantaban los aspectos creativos de la investigación, la sensación de emoción cuando mis ideas resultaban ser buenas y dedicarme a mi propio proyecto, pero la naturaleza de la investigación académica implica que tienes que centrarte en una pequeña área científica. A veces puede también parecer desconectada del mundo cotidiano. Mi experiencia con VOYS me hizo comprender que, aunque me encantaba la investigación, quería estar más conectada con la forma en la que la ciencia afecta al día a día de la gente. También me di cuenta de lo mucho que disfruto interactuando con personas diferentes”.

Mapas estructurales de
partículas inmaduras de VIH.
La reconstrucción 3D por
ordenador muestra la red
Gag inmadura del VIH, que
madura para formar la
cubierta proteica del virus
infeccioso

Imagen cortesía de John Briggs
/ EMBL

En 2010 dio el paso, cambió de rumbo profesional, de país e incluso de continente, y ahora vive en Israel, trabajando como analista de investigación en el sector de las tecnologías limpias. Esto implica investigar e informar sobre empresas que desarrollan tecnologías para mejorar el medio ambiente, como las energías renovables y la eficiencia energética.

Puede sonar muy alejado de los laboratorios, pero Daniella no está de acuerdo. “Estoy utilizando todas las habilidades y conocimientos que desarrollé durante mi carrera científica, como el método científico, el análisis de información, redacción y presentación de mis conclusiones. También estoy aprovechando mi formación en biología y en física para comprender las tecnologías y la ciencia en nuevas áreas como la biotecnología y las tecnologías limpias. Estas tareas me acercan a la frontera en la que la ciencia se une a la tecnología, y también a comprender la manera en la que la ciencia beneficia a la salud humana y al medio ambiente”.

El mosquito Anopheles
albimanus
, un vector de la
malaria

Imagen cortesía de James
Gathany / Public Health Image
Library

A pesar de la distancia geográfica, Daniella permanece en contacto con VOYS. La red anima a jóvenes científicos profesionales -estudiantes de doctorado y postdocs- a cuestionar las afirmaciones científicas que suenan sospechosas pero, como dice Daniella, “no es necesario ser científico para pedir explicaciones. Haciendo las preguntas correctas todos podemos involucrarnos en la lucha contra la pseudociencia. Si ves algo que parece incorrecto, ¡pregunta!”

Daniella aconseja a los estudiantes que trabajen en grupo, ya que, según su experiencia, es más motivador de esta manera. Y aunque no llegues a salir en la televisión, todavía tienes mucho por hacer. “Si podéis conseguir que vuestra escuela se interese en luchar contra la pseudociencia y en entender la importancia de la evidencia, eso es ya un gran paso. Podríais intentar celebrar un debate en clase, conseguir oradores externos para que den una charla e intentar escribir sobre vuestras experiencias en la revista de la escuela o en el periódico local”.

Nosotros en Science in School estamos deseando escuchar lo que hagáis tú y tus estudiantes.

Entonces, ¿qué piensa hacer Daniella a continuación? “La respuesta simple es que no lo sé. Tener una formación científica abre una gran cantidad de puertas y hay tantas direcciones posibles que a veces es difícil tomar una decisión”.

Download

Download this article as a PDF

Web References

  • w1 – Para saber más acerca de Voice of Young Science (VOYS), ver: www.senseaboutscience.org.uk/voys
    • Para saber más sobre el “dossier detox”, las investigaciones sobre la homeopatía y la cobertura mediática que recibieron, visita el sitio web de Sense About Sciencew2 o usa el enlace directo: http://tinyurl.com/3hlvmah

    • Estas y otras investigaciones de VOYS se encuentran recopiladas en There Goes the Science Bit: A Guide to Standing up for Science, que se puede descargar desde el sitio web de Sense About Sciencew2 o a través del enlace directo: http://tinyurl.com/3vryo3x

  • w2 – Sense About Science es una organización benéfica que trabaja con científicos y grupos civiles para responder a la tergiversación de la ciencia y la evidencia científica en cuestiones que afectan a la sociedad. Para obtener más información o participar, visita: www.senseaboutscience.org.uk

Author(s)

La Dra. Eleanor Hayes es la editora jefa de Science in School. Estudió zoología en la Universidad de Oxford, Reino Unido, y se doctoró en ecología de insectos. Después pasó un tiempo trabajando en la administración de la universidad antes de trasladarse a Alemania para trabajar en el campo de la publicación de la ciencia, al principio para una empresa de bioinformática y después para una sociedad científica. En 2005, se trasladó al Laboratorio Europeo de Biología Molecular para lanzar Science in School.


Review

En este artículo se aborda la importancia de alertar a la opinión pública sobre el hecho de que no todo lo que suena científico lo es en realidad, por lo que la educación científica es un tema vital.

Leer el artículo sería un excelente punto de partida para un proyecto interdisciplinar con estudiantes de secundaria de los grados 10-12 (edades: de 15 a 18). Por ejemplo, los profesores/as de biología y química podrían trabajar junto con sus alumnos para investigar eslóganes “científicos” utilizados para anunciar productos (por ejemplo, en la industria cosmética o en la de alimentos).

El artículo también se podría utilizar para comenzar un debate. Por ejemplo:

Esto debería hacer que los estudiantes se den cuenta de que es necesario un cierto nivel de conocimiento para detectar afirmaciones incorrectas. Por lo tanto, incluso las personas que no han seguido una carrera científica deberían ser (o tener la oportunidad de ser) científicamente alfabetizados.

  1. Daniella Muallem dice “No es necesario ser científico para pedir explicaciones. Haciendo las preguntas correctas todos podemos involucrarnos en la lucha contra la pseudociencia. Si ves algo que parece incorrecto, ¡pregunta!” ¿Estás de acuerdo? Justifica tu posición.
  2. Daniella Muallem afirma que “la ciencia afecta al día a día de las personas” y puede beneficiar a “la salud humana y al medio ambiente”. Enumera y explica algunos ejemplos para corroborar esta afirmación, tratando de elegir ejemplos de diferentes áreas científicas.

Betina da Silva Lopes, Portugal



License

CC-BY-NC-ND