En un segundo plano, en el laboratorio Inspire article

Traducido por Rafael Martinez-ona Lopez. No es necesario ser investigador para participar en una investigación científica interesante. Descubra algunos de los trabajos menos visibles que hacen que la ciencia siga adelante.

The 'Craft and Graft' exhibition at the Francis Crick Institute
Termostatos que monitorizan
la temperatura en la
instalación de lavado de
vidrio en el Instituto Francis
Crick

SNDA Ltd
 

Aunque muchos estudiantes tienen interés en estudiar ciencias en la escuela, esto no es un hecho generalizado: algunos estudiantes menos interesados por la ciencia a veces se preguntan por qué necesitan aprender temas científicos cuando en última instancia no tienen como objetivo abordar una carrera como investigador. Una respuesta, por supuesto, es que el conocimiento científico nos ayuda a comprender los problemas clave que afronta la sociedad, desde las futuras fuentes de energía hasta la regulación de la tecnología genética, así como a tomar decisiones basadas en evidencias en nuestras propias vidas.

Pero hay otra razón, que a veces se pasa por alto: la ciencia puede ofrecer grandes oportunidades de trabajo, incluso para aquellos que no aspiran a tener un futuro como científicos de investigación.

Una exposición reciente, en uno de los laboratorios más grandes y nuevos de Europa, tiene como objetivo recordar a la gente este hecho. “Craft and Graft”w1 echa un vistazo a temas poco conocidos de los diferentes equipos que apoyan la investigación biomédica llevada a cabo en el Instituto Francis Crick en Londres, desde el lavado de matraces hasta la cría de moscas. Cada uno de estos equipos emplea personal que necesita ser 100% fiable en lo que hacen, porque la investigación lo requiere absolutamente: un matraz no estéril, por ejemplo, puede arruinar el trabajo de un año.

La responsable de la exposición, Emily Scott-Dearing, ha trabajado durante un año para diseñar «Craft and Graft» y ha hablado con miembros de unos 20 equipos técnicos diferentes que mantienen los servicios críticos necesarios para la investigación del laboratorio. “Ciertamente no es necesario ser científico para participar en una investigación científica importante. Hay muchos caminos en este mundo”, dice Emily.

Más que lavar

Glass washing facility
Los técnicos usan guantes de algodón para
manipular las piezas de cristal recién lavadas

SNDA Ltd
 

Entre los técnicos necesarios para la realización de ensayos científicos se encuentran los del equipo de lavado de vidrio, que proporciona recipientes y piezas de cristal listas para usar en todo el instituto. Cada miembro del equipo es responsable de recoger, limpiar y devolver las piezas de cristal a un grupo particular de laboratorios. Esto significa pasar todos los días unas 20 cargas a través de lavavajillas industriales, calentarlas en hornos o esterilizarlas en autoclave, y registrar muchas anotaciones para recogerlas y devolverlas. Durante un año, el equipo limpia alrededor de 750.000 matraces, tubos de ensayo y vasos de precipitados.

El cuidado de los detalles es esencial en todo momento, tal vez incluso más que cuando se trata de vasos de cristal en un restaurante de alta cocina. Y, como dice Emily, «¿Prefieres lavar vasos en un restaurante o lavar los frascos y botellas cruciales para la investigación del cáncer y entender cómo funcionan nuestros cerebros?

Como muchos miembros del equipo, Nick Sherwood adquirió experiencia en el propio laboratorio. Nick, que obtuvo una cualificación como técnico científico de grado medio y experiencia en tareas prácticas, ha sido técnico de lavado de vidrio desde 2006. «Nuestros roles son muy diferentes a los de los científicos», dice. «Pero cuando conoces el trabajo que están haciendo, te sientes parte de un todo».

Células – frescas y congeladas

En un laboratorio biomédico, las células son los sistemas vivos que muchos científicos usan como modelos biológicos para sus experimentos. Estas «líneas celulares», células que pueden reproducirse indefinidamente, deben cultivarse y luego congelarse para su almacenamiento en el depósito de la línea celular.

Los técnicos del equipo de servicios celulares se ocupan de alrededor de 100 tipos diferentes de células al mismo tiempo, con otros 6000 tipos hibernando en congeladores principales. Esto equivale a cultivar miles de millones de células cada año para su uso en estudios de cáncer y otras investigaciones biomédicas, como lo requieren los investigadores.

Cell services at the Francis Crick Institute
Recipientes y diario de registros en servicios celulares
SNDA Ltd
 

Fatemeh Abolverdi, miembro del equipo de servicios celulares, llegó a su puesto como aprendiz de investigación de laboratorio después de estudiar ciencias en la escuela, y obtener un diploma universitario en ciencias aplicadas. Además de cultivar células y recuperarlas del nitrógeno líquido, debe supervisar la aplicación correcta del procedimiento de laboratorio. Como dice Fatemeh, «la calidad de las células que los servicios celulares preparan y entregan a los científicos puede tener efectos e impactos de gran alcance en los experimentos». El trabajo a menudo implica realizar múltiples tareas y trabajar bajo presión, al tiempo que se realizan registros meticulosos. Pero Fatemeh toma esto con calma: «Disfruto todo lo que hago en los servicios celulares», dice ella.

Moscas fructíferas

A medida que avanza la investigación biomédica, la Drosophila pequeña mosca de la fruta sigue siendo un organismo modelo clave utilizado por los investigadores biomédicos, sobre todo porque el 70% de los genes vinculados a la enfermedad humana tienen un equivalente en la mosca de la fruta. La instalación de moscas en el Instituto Francis Crick cuida 1,5 millones de moscas de 8000 cepas diferentes de Drosophila. La alimentación de estas moscas necesita alrededor de 10.000 litros de alimentos al año, pero el equipo de la instalación de moscas hace mucho más que dar alojamiento y comida a sus insectos residentes. El personal también está capacitado para proporcionar los servicios técnicos que los investigadores necesitan, incluyendo la realización de procedimientos de micro inyección para generar moscas transgénicas, realizar cruces genéticos y preparar jaulas de moscas para realizar experimentos, y además llevar a cabo la delicada tarea de identificación del sexo de las moscas.

Al igual que sus colegas de los otros equipos, la técnica de instalaciones de vuelo Grace Davis conoce y se inspira en el objetivo último del trabajo del laboratorio, que comparte con los investigadores. «El aspecto más satisfactorio de trabajar en Crick es saber que lo que hago puede ayudar a los investigadores ahora, o en el futuro, a descubrir curas para la enfermedad», dice.

The fly facility at the Francis Crick Institute
Sala de incubación de moscas en la instalación de moscas
SNDA Ltd

Todo en una carrera

Todo este arduo trabajo no pasa desapercibido para el director del laboratorio, el premio Nobel Sir Paul Nurse. «Los ingenieros, técnicos y demás investigadores especialistas constituyen una parte importante de nuestra plantilla, y sin ellos la ciencia que hacemos aquí sería imposible», dice. Y este punto de vista proviene no solo de su cargo actual, sino de una experiencia personal mucho anterior: «Comencé mi carrera científica como técnico de laboratorio a los 17 años, así que realmente entiendo lo que el personal técnico contribuye a la investigación», dice.

Download

Download this article as a PDF

Web References

  • w1 – Más información sobre la Craft and Graft exhibition en el Instituto Francis Crick de Londres, que se celebra hasta el 30 de noviembre 2019.

Resources

Author(s)

Susan Watt es escritora de ciencia y editora de Science in School.




License

CC-BY