Enseñando en Ucrania: Halyna Yagenska Inspire article

Traducido por Jorge Martínez-Sedano y Gabriel Pinto (Universidad Politécnica de Madrid). Halyna Yagenska no es una mujer común. Madre de dos hijos y profesora durante 18 años, trabaja duro para mejorar la enseñanza de la ciencia en su país, fue nombrada mejor profesora ucraniana de…

Halyna y sus estudiantes
Imagen cortesía de Halyna Yagenska

“No hay profesores en mi familia”, dice Halyna. “De niña soñaba con trabajar en el colegio. Pero por entonces también practicaba muchos deportes y quería ganar una medalla de oro en unas olimpiadas o incluso convertirme en astronauta. Pero por encima de todo, siempre me encantó aprender cosas nuevas y tuve la suerte de tener una profesora de biología y geografía que influyó en mí y me entrenó para ganar la competición escolar de ciencias celebrada en Ucrania”. Halyna también recuerda el papel de sus padres, quienes la enseñaron a apreciar el mundo natural; ésta fue una de las razones que la llevaron a decantarse por estudiar biología y geografía en la universidad. Pero fue durante sus estudios, en su primer día de prácticas (una parte obligatoria en todos los títulos universitarios en Ucrania – no sólo para futuros profesores), cuando se dio cuenta de que había encontrado la carrera de sus sueños: ser profesora.

“Me di cuenta de que enseñar y especialmente interactuar con niños era lo que más me gustaba. Mis primeros alumnos tenían entre 11 y 12 años y su curiosidad natural me inspiró. Usábamos libros en historia de la ciencia para escribir obras que iban a ser representadas en el colegio, presentando cuentos desde la antigua Fenicia hasta Colón y Magallanes.

Los profesores tienden a sentirse orgullosos de los estudiantes brillantes, y Halyna recuerda especialmente bien a dos de sus estudiantes. “Dos niñas, María y Olena, nunca había destacado en clase antes”, recuerda. “Pero en una de las primeras actividades prácticas que organicé en su primer año de biología, algo captó su atención. La tarea consistía en observar una gota de agua de charca con el microscopio. Ellas encontraron no solo la típica alga, Spirogyra y Chlamydomonas, sino que también hallaron dos ejemplos de protozoos: Stentor y Vorticella. Esta variedad fue mejor que la que obtuvieron cualquiera de los demás alumnos en sus muestras. Además, María y Olena observaron la fertilización de Chlamydomonas en su muestra: su actividad se convirtió en un lugar de “peregrinación”, lo que les encantaba.

Ésto también motivó a Halyna y quiso mantener ese interés. Las chicas trabajaron muy duro durante los siguientes meses, incluso fuera del horario escolar, observando plancton e identificando las especies que encontraban. Incluso diseñaron un experimento para comprobar si un detergente que se definía como “el menos dañino para los organismos en aguas naturales”, efectivamente cumplía dicha condición. María y Olena prepararon disoluciones de cuatro marcas de detergentes y las añadieron a recipientes con dos especies de crustáceos. Recogieron los resultados en una sola noche. Y resultó que el detergente menos dañino no era el que se anunciaba como tal. Sorpresa, sorpresa. Las chicas presentaron un artículo en Lutsk y en la capital, Kiev, en el Congreso Nacional de Ecología para Estudiantes escolares. Halyna continúa sintiéndose orgullosa de sus estudiantes, las cuales están estudiando biología en prestigiosas universidades de Ucrania.

Por supuesto, el trabajo de ningún profesor está exento de retos. Halyna cree que todavía existe una gran brecha entre la reforma educativa y la actitud de la sociedad hacia la educación. “Los padres todavía tienen una visión anticuada acerca de la educación. Hacen memorizar y repetir hechos a sus hijos, sin involucrarse realmente en su educación. Además, los estudiantes tienen necesidades e intereses distintos: en Ucrania, incluso los estudiantes más antiguos no pueden elegir las asignaturas que quieren aprender, lo que dificulta que muestren interés por una asignatura que no necesitan para la carrera que quieren elegir. En la misma clase, tengo estudiantes preguntándome “¿por qué tengo que estudiar esto?” y otros que quieren estudiar conceptos en mayor profundidad. Mantener el balance es un verdadero desafío – asegurarse de que una mitad no pierde el interés por la biología, y la otra no se ve incapacitada para realizar una carrera científica”. Halyna intenta involucrar a sus estudiantes – a todos ellos – en el mundo científico convirtiéndolos en investigadores, no sólo de la ciencia sino del mundo que les rodea.

“La razón por la que los padres no aprecian la necesidad de desarrollar el razonamiento científico de sus hijos es probablemente debido a que sólo recuerdan su propia educación. Hace diez años, el sistema estatal de educación en Ucrania era muy diferente. El método consistía en sobrecargar a los estudiantes con datos, ofreciendo muy poco trabajo práctico y haciéndoles memorizar terminología científica”. El sistema es rígido todavía, pero las cosas están empezando a ir mucho mejor. “Hoy en día cada profesor puede modificar hasta en un 30% el contenido aprobado por el Ministerio de Educación y Ciencia. En mi opinión el formato óptimo sería en el que la autoridad estatal impone unas líneas generales con criterios claros acerca de lo que es necesario para pasar los exámenes pero deja al profesor trabajar a su manera para conseguirlo”.

Halyna también es optimista sobre los cambios realizados por el Ministerio de Educación y Ciencia. Son ahora más receptivos hacia las necesidades de profesores y estudiantes y están probando nuevos formatos y métodos para impulsar la adquisición de competencias en lugar de la acumulación de conocimiento en la clase de ciencias. Estos días, por ejemplo, nuevos libros y programas escolares están siendo escritos por profesores: los planes son sometidos a competición. Halyna está entusiasmada con esta forma de motivar a los estudiantes y muchas de sus ideas han sido aceptadas.

Un hecho importante en los últimos cinco años han sido los campeonatos escolares nacionales ucranianos por equipos para debatir las teorías científicas más avanzadas y problemas sin resolver. Comienzan a nivel local, después los equipos ganadores van a las competiciones regionales y finalmente al nivel nacional. La lista de temas es distribuida por el ministerio unos meses antes y los equipos de estudiantes (asesorados por su profesor) preparan la “batalla” empleando todos los recursos a su alcance. Cada miembro del equipo tiene un papel distinto – presentando, defendiendo y oponiéndose a ideas particulares – pero nadie sabe qué papel tendrá asignado hasta el día de la competición. Algunos ejemplos de temas incluyen:

  • Imagine una situación en la que la gravedad se incrementase en un 25%. ¿Cómo se adaptarían los mamíferos?
  • Un gen asociado al alcoholismo (GABRA 2) ha sido encontrado en poblaciones de todo el mundo, pero la extensión del alcoholismo difiere entre las naciones. Explique este fenómeno.

“Veo cuanto entusiasmo despierta en mis alumnos y estoy muy feliz de que ellos puedan darse cuenta de su potencial”, dice Halyna. “Trabajan duro, leyendo material complejo y extrayendo lo esencial para construir sus argumentos a la par que desarrollan el trabajo en equipo y sus habilidades a la hora de presentar un tema e incluso aprenden a controlar sus emociones cuando debaten”. Estos torneos también han mostrado a Halyna lo valioso de conocer e intercambiar ideas y experiencias con profesores de otros lugares de Ucrania.

Halyna sigue en contacto con muchos de sus antiguos alumnos. Al comienzo de sus carreras universitarias, muchos de ellos vuelven al colegio para pedir libros, consejos o apoyo pero Halyna ha notado que, poco después, la relación cambia: traen nuevos libros y materiales para modernizar el colegio. Algunos incluso eligen el colegio como lugar de desarrollo de las prácticas docentes.

Halyna anima a sus antiguos alumnos a dar charlas a los adolescentes más mayores en el club de ciencia del colegio, incluso en conceptos tan complejos tales como la comunicación secundaria entre las membranas de las células de los mamíferos.

Halyna enseñando
Imagen cortesía de Halyna Yagenska

“A los alumnos les encantan los hechos interesantes y la ciencia de vanguardia y son receptivos al “mundo del científico”. Los científicos reales pueden mostrarles como se adquiere el conocimiento científico: como una hipótesis inicial se transforma en conocimiento sólido. Los científicos también pueden darnos ejemplos contemporáneos de suposiciones erróneas que fueron desechadas, ayudando a nuestros alumnos a desarrollar su pensamiento crítico.” Sus antiguos estudiantes también se benefician de las visitas: “Aprenden habilidades, como por ejemplo cómo presentar material de una manera fácilmente entendible o cómo ilustrar sus argumentos claramente usando diagramas y tablas.”

Pero no todo son los estudiantes, antiguos o actuales. Un apoyo adecuado y facilidades para los profesores también son necesarios. Hace dos años Halyna participó en un taller para profesores de tres días, organizado por el European Learning Laboratory for the Life Sciences (ELLS)w1 situado en el European Molecular Biology Laboratory (EMBL) en Heidelberg, Alemania, y pensó que era uno de los mejores a los que había asistido. “Lo primero fue la sensación de estar expuesta a la verdadera ciencia de vanguardia. No sólo me impresionaron las avanzadas instalaciones, sino también el comprender que las ciencias de la vida se han vuelto más y más influyentes a la hora de modelar nuestra civilización.”

Después del taller, Halyna y sus compañeros organizaron una serie de talleres en Ucrania con la ayuda del ELLS para difundir lo que habían aprendido a otros profesores y profesionales de la educación y para compartir materiales y experiencias. “Exponer en un taller es un desafío mucho mayor que participar en ellos,” dice Halyna. “Sentíamos una gran responsabilidad ya que teníamos que enseñar a nuestros compañeros, algunos de los cuales tenían incluso mayores responsabilidades en materia de educación. Estas personas pueden influenciar el currículo y era como una reacción en cadena: científicos hablando a profesores, quiénes hablan con directores locales de sindicatos… todo para ayudar a los estudiantes. Era muy diferente a mi rutina diaria de enseñanza.”

Halyna también ha creado una red de enseñanza para profesores de biología en el oeste de Ucrania usando los conocimientos y habilidades que recogió en Heidelberg. Más de 20 profesores de siete regiones del oeste de Ucrania forman la columna vertebral de esta red, y comparten información con compañeros a través de seminarios. En la región Volyn de Halyna materiales y experimentos prácticos (por ejemplo extracciones de ADN) fueron presentados a unos 150 profesores de biología. Halyna valora el apoyo de los científicos para establecer esta red; “En particular, un científico ucraniano que trabajaba en el EMBL, Tetyana Klymenko, lanzó el proceso para compartir el conocimiento y crear la red nacional”, explica.

Si Halyna fuera la encargada de dar un buen uso al dinero de la Unión Europea (UE) para el beneficio de profesores y estudiantes, ¿Qué haría? “La parte más importante de cualquier proyecto sería el intercambio de experiencia. Sería estupendo si los mejores profesores, científicos y políticos de la UE pudiesen compartir sus experiencias con profesores y estudiantes ucranianos y, además, también mejoraría la destreza de profesores y alumnos en inglés.”

Halyna cree que uno de los mayores problemas en Ucrania es la falta de fluidez con el inglés. “En la Unión Soviética, era una política estatal restringir nuestra habilidad para comunicarnos con personas de otros países. La política en Ucrania es ahora muy diferente pero llevará tiempo conseguir que las habilidades lingüísticas se pongan al día.” Halyna tiene muchas ganas de ayudar: junto con profesores de inglés en su colegio, imparte lecciones de biología en inglés. “Este acercamiento integrado motiva a los estudiantes a aprender tanto biología como inglés,” explica.

Como a la mayoría de los profesores, a Halyna no le asusta el trabajo duro. Especialmente si significa involucrarse en proyectos premiados. Organizó un club científico escolar, el cual ha estado en funcionamiento durante más de diez años. Los estudiantes eligen las investigaciones que les interesa realizar, y como resultado han ganado competiciones de investigación regionales y nacionales – con algunos de los datos publicados en artículos científicos y conferencias científicas en lugares como Praga (República Checa), Milán (Italia), y Washington DC (USA). Los estudios investigaban, por ejemplo, la presión sanguínea en niños de colegio, la regulación autónoma en adolescentes, y el impacto de la contaminación en el plancton de los ríos. Esto es un éxito del que Halyna se siente particularmente orgullosa, ya que muchos miembros del club se decidieron a elegir la ciencia como su carrera.

¿Alumnos inteligentes? Probablemente. ¿Profesores que inspiran? Definitivamente.

Download

Download this article as a PDF

Web References

  • w1 – El European Learning Laboratory for the Life Sciences (ELLS) es una institución educativa para llevar a profesores de enseñanza secundaria a un laboratorio de investigación. Localizado en el European Molecular Biology Laboratory en Heidelberg, Alemania, ELLS da la bienvenida a profesores europeos a sus talleres prácticos de tres días de duración. Véase www.embl.org/ells/ para más detalles.



License

CC-BY-NC-ND